Pages

Oct 23, 2010

UNA NOCHE DE OCTUBRE

A la orilla del muelle en el Viejo San Juan, una ciudad especial que simboliza mi alma mater, mi origen y mi pasión por la naturaleza, el arte y la cultura. Desde aquí veo el horizonte más brillante que nunca. Y puedo imaginar qué hay más allá de estas tierras. Admiro los peces que sólo se dejan ver con el reflejo de la luz en sus escamas. El cielo está lleno de estrellas mientras las nubes comienzan a escapar, para variar. Puedo ver mi estrella, más joven que nunca, y sus dos hermanas también. Miro abajo y en la superficie del agua, se asoma un cangrejo a saludarme, sale otro. Para ser San Juan, la noche está fría, que rico. La brisa me está cantando y quiere que siga escribiendo. Mientras los peces continúan con su danza insaciable, detengo a pensar si mañana será un día especial. A lo lejos, Verónica me saluda y yo en mi trance la ignoro para saludar nuevamente a mis amigos los cangrejos. Las nubes se despiden y le dan la bienvenida a una noche estrellada. ¡Que fiesta!


Entre el cielo obscuro y el mar profundo parecen estar más felices que nunca, hacen fiesta y me están invitando. Cuanto quisiera subir y danzar un rato con ellas, las estrellas. Brillar como hoy, una noche de paz, una noche fría en octubre. Despierto del sueño, analizo la situación y vuelvo a caer en cuenta, la fiesta está adentro, en Sr. Frogs. Que mal me va. Pero cuan rico y espectacular sería bajar y saludar a mis amigos los cangrejos que con tanto esfuerzo subieron a darme la visita tan inesperada. ¡Cuan relajante sería bajar a bailar con los peces unos minutos!


Ya se está acabando el tiempo de imaginar, de escribir. ¿Pero cómo me despido? Tengo que regresar. Los peces se alteran mientras yo me despido y les doy de comer más del agua purificada por mi cuerpo. Lo importante es que me fui y regresé, que lo sentí de nuevo. Ese sentimiento del cual tanto hablo. Y las estrellas que disfruten de la libertad que por hoy las nubes decidieron ofrecerles e inviten a alguien más a disfrutar de la grandeza del horizonte como lo hice yo una noche de octubre.

No comments:

Post a Comment