Pages

Nov 12, 2010

CULEBRA


Me llamas como el fuego y me encantas como los cuentos.

Te respiro como al agua con burbujas que saben a sal.

Engañas, tus cordilleras pequeñas, como dunas bajo el palmar, me las gozo.

Corres fuerte como corriente inquieta, más que yo.

No te aguanto. Me duermo bajo la tibia sombra de tu hija, la madre del coco y su agua refrescante.

Marea, marea. Hoy te picas como nunca antes, peor que los mosquitos en la area de descanso.

Estás furiosa y yo te gozo mientras turistas atónitos no entienden tu belleza.

Creen que eres simplemente otra más. Pero se equivocan, pues eres única en tu clase, eres mía.



3 comments: